Saluda del Hermano Mayor

Diego Fernández Rodríguez

Estimados Cofrades:

Me dirijo a vosotros tras mi elección el pasado Viernes 13 de Noviembre como Hermano Mayor de la Cofradía. Soy consciente de la responsabilidad y el compromiso que acabo de adquirir con vosotros; confío en que nuestra Sra. De los Cautivos me extienda su mano y acompañe durante el nuevo camino que comenzamos.

En primer lugar me gustaría agradeceros la confianza que me habéis otorgado para que guíe la Cofradía durante los próximos años. Quién me iba a decir a mí, allá por el año 2000, cuando comenzábamos a poner la semilla de lo que hoy es la Cofradía de la Merced, que 15 años después me iba a ver en esta situación con una Cofradía adulta, madura y ya consolidada. Procuraré no decepcionaros y poner todo el empeño y mis fuerzas en que este barco siga hacia delante. Para ello os necesito a todos. Todos formamos la Cofradía, desde el Hermano Mayor hasta el monaguillo más joven; y de todos es la responsabilidad de que continuemos en buena línea y mejoremos aquello que sea preciso.

Uno de mis compromisos como nuevo Hermano Mayor será el de potenciar las relaciones personales entre todos los Cofrades. Es necesario sacar las procesiones con dignidad, mejorando el patrimonio, haciendo que luzcan lo mejor posible, preocupados por su organización… Pero más importante aún deben ser las relaciones con nuestros hermanos… LA HERMANDAD POR ENCIMA DE TODO.

Estamos dispuestos a escuchar todas las propuestas que los cofrades quieran hacer. Todas las opiniones serán tenidas en cuenta. Para ello no dudéis ni un instante en dirigiros a mí, a cualquier miembro de la Junta o a vuestros organizadores de tercio en las reuniones que mantengáis. A vuestra disposición estamos.

Que Ntra. Madre de la Merced y el Smo. Cristo Redentor continúen guiándonos y amparándonos en nuestro caminar como Cofrades.