Anagrama

El escudo de la Cofradía está formado por los dos metales más nobles de la heráldica y por el color más utilizado y de los blasones: el oro, la plata y el gules (rojo). Consta de dos piezas heráldicas y la corona real.

Los cuatros palos gules o rojos, tienen su origen, conforme a la tradición, cuando cayó gravemente herido Wifredo, el Velloso, fundador de la dinastía de los Condes de Barcelona, luchando contra los normandos y al servicio de Carlos, el Calvo, emperador de los franceses en el siglo IX. El cual, para premiar su valor en batalla, le concedió en su lecho de campaña las armas heráldicas a él y a sus descendientes, mojó los cuatro dedos de su mano derecha en la sangre que brotaba de su herida, los imprimió en la rodela dorada del Conde, y dejó marcadas las cuatro rayas rojas, que se han convertido en los cuatro palos gules o barras catalanas.

La cruz de plata, es la antigua insignia de la Catedral de Barcelona, concedida a los mercedarios el día de la fundación de la Orden, el día 10 de Agosto del año 1218, por el Obispo Don Berenguer de Palou.

La corona, corresponde a los reyes de Aragón, entregada por Don Jaime I, el Conquistador, al fundador de la Orden, San Pedro Nolasco, al tener la Orden carácter religioso y militar, un círculo de oro enriquecido con piedras preciosas que sostienen hojas de apio (corona de los Reyes de Aragón)..
Rodea al escudo una rama de olivo y otra de laurel.

Esta páxina utiliza cookies propias e de terceiros para mellorar os nosos servizos. Se continúas navegando sen aceptar a configuración consideramos que estás conforme co seu uso. Máis información.